Intercambio de pareja, ¿es una buena opción para mí? – Sandra Aristizábal

Comments (0) Novedades

Si te ha gustado, ¿nos ayudas a compartir? ...Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Buscando combatir la rutina se acuden actualmente a muchos juegos o prácticas como lo hemos visto en artículos anteriores, hoy hablaremos de un tema que genera toda clase de expectativas, el enfoque que le daremos a nuestro artículo será desde una perspectiva profesional, solo tú y tu pareja definirán que hacer con la información aquí recopilada y basados en su nivel de confianza, en el deseo de adentrarse en cosas nuevas y en la aceptación de las dos partes decidirán si le dan rienda suelta a realizar esta fantasía, a llevar esta práctica de manera habitual o de dejarla en meramente una idea que ronda sus cabezas.

Como toda práctica sexual no es buena ni mala, estas deben adaptarse a las necesidades de la pareja, aquí los miembros de la misma le dan el sentido y significado acorde a sus necesidades y a la visión que tienen del amor y de la sexualidad. Según el Sicólogo especializado Seth Meyers que ha trabajado con parejas tanto monógamas como Swinger (Termino con que se le conoce a esta práctica). La percepción con que las parejas monógamas ven el intercambio los lleva a compararlo con una infidelidad alterando así el curso normal de su relación. En cambio las parejas que practican el intercambio de forma esporádica o de manera usual, son menos infieles y un altísimo porcentaje está muy enamorado y compenetrado con su pareja, viendo en la práctica sexual algo normal que no interfiere con sus sentimientos.

Las parejas que practican el intercambio se sienten menos cohibidas y más sinceras con sus cónyuges, caso contrario pasa con las parejas monógamas que aun sintiendo que no tienen una compenetración sexual con sus compañer@s continúan con la relación afectiva sin quedar satisfech@s del todo, llevándolos a fingir muchas veces a la hora de tener sexo, los swinger en cambio al tener diversidad sexual y saberla separar muy bien de la relación amorosa se sienten plenos sexualmente hablando. Según ellos la hipocresía no es parte de su relación.

Estudios realizados con parejas que practican el intercambio dio como resultado que más del 50% de estas tienen un alto grado de felicidad en sus relaciones sentimentales y que incluso en algunos casos ayuda a mejorar aspectos problemáticos en la relación fortaleciendo así su confianza.

Uno de los lemas de las parejas swinger es que la infidelidad no los tocará y que lo que pasa en la alcoba se queda en la alcoba, el sexo no va más allá de ser eso, sexo sin compromiso afectivo ni de ningún tipo. No dan cabida a un despertar amoroso en sus intercambios, tienen muy claro a quién pertenece su corazón y que le permiten a su cuerpo disfrutar de otras caricias sin el más mínimo apego.

Existen varios niveles para los que empiezan o deciden hacer parte de este mundo, que entre otras cosas no deberíamos llamar del todo un “juego” ya que quienes practican habitualmente el intercambio se rigen por normas serias que cumplen a cabalidad, haciendo que la salud esté por encima de todo, no se arriesgan a contraer enfermedades de transmisión sexual y siempre las decisiones se toman como pareja para así fortalecer más ese vínculo afectivo que traen ya.

Tratan al máximo de no repetir la experiencia con las mismas parejas cuidándose a sí de crear vínculos que lleguen a generar celos o inseguridades y terminen dañando la relación estable que traen.

El primer nivel o el que cualquier novato practica es el de la observación, al ir a un bar de intercambios o bar swinger por primera vez no estás obligado a tener sexo, primero observas a otras parejas que sin pudor alguno tienen relaciones sexuales frente a ti, allí empiezas a adentrarte en este mundo, luego decides si haces parte o no del momento, si tu pareja y tu están de acuerdo se acogen a las reglas y hacen el intercambio, que puede empezar por solo caricias y besos incluso practicar sexo oral sin que haya penetración, esto va midiendo tu compromiso frente a esta práctica y también ayuda a saber hasta dónde tú y tu pareja desean llegar. Allí deciden si lo hacen grupal o si cada pareja se va a otra habitación, esto se define previamente.

No todas las parejas swinger hacen los intercambios de la misma forma, algunos prefieren la privacidad, otros el sexo grupal, algunos prefieren observar primero a sus parejas y luego ser observados, en fin… es un submundo que se abre ante los ojos de quienes deciden practicarlo.

El intercambio como fantasía.

Si decides junto con tu pareja hacer el intercambio por una única vez y como realización de una fantasía en la que los dos miembros están de acuerdo. Te recomendamos tomar las medidas necesarias de higiene y protección para no poner en riesgo tu salud, debes también tener claro que en este tipo de prácticas hay un alto grado de respeto así no lo parezca, debes respetar siempre los límites del otro, tratarlo como te gustaría a ti ser tratad@ y acógete a las reglas que estableciste con tu pareja en donde previamente hablaron de lo que estará permitido hacer y de las cosas que no.

La idea de los intercambios se ha venido distorsionando y perdiendo el rumbo para la cual fue creada, en donde la idea era que participarán solo cuatro personas, dos parejas que cedían mutuamente a su cónyuge o compañer@ para tener sexo. Ahora se intenta vender la idea de que ese “todos con todos” es el protagonista confundiéndolo así con las llamadas orgias que es un tema totalmente diferente.

Una regla que debes tener en cuenta es que en esta práctica nunca se dan encuentros externos o a expensas de sus respectivas parejas. Debes tener presente que no es apto llevarlo a cabo si eres una persona celosa o insegura, es válido si te niegas a esta posibilidad ya sea por tus valores o la forma en la que ves y vives el amor. Aquí nadie puede obligarte a llevar a cabo algo con lo que no te sientes comod@.

Aunque muchas parejas afirman que intercambiar pareja ayudó a su relación y los unió más hay otro tanto que dice que después de esta práctica nada volvió a ser igual en su relación y la satisfacción con sus compañer@ se vio vulnerada por la entrada de otra pareja con la que tuvieron sexo.

En resumen la confianza y el grado de madurez de los miembros de la relación marcan la parada para llevar o no a cabo un intercambio, solo ustedes pueden decidir si es necesario y oportuno experimentar este tipo de prácticas que como todo en la vida tiene sus pros y sus contras. Si deciden que es bueno llevar a cabo esta fantasía tengan presente en donde encontrarán la pareja para llevarla a cabo, escoge un bar o sitio en tu ciudad que sea seguro, muchas veces encontrar personas en internet no es lo recomendado para estas prácticas.

Nos vemos en el siguiente artículo. Feliz semana!

Sandra AristazábalAutora: Sandra Aristizábal 

Bio

Consejera sexual y de Pareja

Formadora de vida

Instagram: @SimplementeSandra
Twitter: @Sandra7926
Si te ha gustado, ¿nos ayudas a compartir? ...Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies